Seleccionar página

El fibrocemento con amianto, más conocido popularmente como uralita debido al nombre de la empresa de España que lo fabricaba y comercializaba hasta su prohibición en el año 2002, es un material compuesto del cemento y de las fibras de amianto. Este último término comprende a una serie de minerales metamórficos fibrosos cancerígenos y tóxicos para la salud humana. ¿Pero qué daño puede provocar el amianto en la salud exactamente? En este post hablaremos de ello en detalle para que no queden dudas.

Qué daño provoca el amianto en la salud

Las primeras relaciones causales entre la exposición al amianto y ciertas enfermedades tuvieron lugar en la década de los setenta. Sin embargo, y pese a las alarmas de la comunidad médica internacional, el amianto y el asbesto seguirían siendo materiales de construcción permitidos hasta el año 2002. Viéndolo desde ahora, en retrospectiva, sabemos que la prohibición llegó demasiado tarde. Los daños del amianto en la salud se cobraron miles y miles de vidas en todo el mundo, incluido en nuestro país.

Porque la exposición a las micropartículas de amianto puede tener consecuencias letales. Si bien no existe la exposición segura a este conjunto de minerales, generalmente se requiere una exposición continuada y muy intensa para el desarrollo de enfermedades. Dicho esto, resulta complicado medir cuánto es intenso o no, lo que nos lleva a recomendar la retirada inmediata de cualquier estructura de amianto. Después de todo, los daños del amianto en la salud son demasiado graves. Debemos protegernos de ellos.

Qué daño puede provocar el amianto en la salud

Existen tres enfermedades principales asociadas con la exposición continuada a las partículas del amianto. Por un lado, la asbestosis, una fibrosis pulmonar provocada por la biopersistencia de las micropartículas de amianto en los pulmones. Dicho de otro modo: las fibras de amianto inhaladas resisten mucho en el cuerpo, lo que provoca graves daños en los tejidos de los pulmones. Pero la respuesta a la pregunta acerca de qué daño provoca el amianto en la salud es mucho más amplia. Y más dramática aún.

Porque la asbestosis es una enfermedad crónica que condiciona enormemente la vida de quienes la padece pero las otras dos enfermedades asociadas al amianto son aún peores. Hablamos, en primer lugar, de cáncer de pulmón, y en segundo lugar, del mesotelioma pleural o del peritoneo, un tipo de cáncer muy agresivo. Se requiere normalmente, y como apuntábamos antes, de una exposición duradera. Generalmente todas estas afecciones suelen manifestarse décadas después. Ahora ya conoces los daños del amianto en la salud.

Daños del amianto en la salud

Otra cosa que debemos entender de los daños del amianto en la salud es que no distingue entre distintos tipos de amianto. Si bien algunos provocan daños con mayor facilidad o en mayor intensidad debido a unas características fibrosas concretas, la realidad es que todos los amiantos pueden provocar enfermedades tras una exposición continuada: desde el amianto amarillo al amianto azul, el amianto blanco, el amianto gris, el amianto marrón o el amianto verde. Necesitamos implementar medidas de seguridad ante todos ellos.

Qué daño puede provocar el amianto en la salud

El fibrocemento de amianto no siempre resulta perjudicial. Debemos tener en cuenta, para no entrar en una dinámica de pánico, que en los fibrocementos en buen estado las partículas de amianto permanecen junto al cemento y no se desprenden al ambiente. Debemos preocuparnos cuando el fibrocemento está deteriorado. Es por eso que, ante la más mínima sospecha de amianto, debes contactarnos para que realices un análisis e inspección avanzada. Sabemos qué daño puede provocar el amianto en la salud y queremos protegerte.