Seleccionar página

Cuando hablamos de amianto nos referimos a seis minerales metamórficos fibrosos cuyas fibras generan en las personas, tras ser inhaladas, graves daños en los tejidos orgánicos del cuerpo. Eso ocurre porque se trata de fibras con una enorme biopersistencia, esto es, una gran durabilidad en los tejidos. Nuestro organismo se muestra incapaz de deshacerse rápidamente de ellas. La teoría la conocemos. El problema viene a la hora de saber cómo reconocer el amianto de otros materiales similares. ¿Nos acompañas?

Cómo reconocer el amianto

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, como particulares, ninguna persona debe intervenir unos elementos o estructuras de amianto de manera independiente. Como apuntábamos antes, esos minerales se caracterizan por una elevada toxicidad y son capaces de provocar enfermedades como el cáncer de pulmón. Por eso debemos tener mucho cuidado y cumplir siempre con la normativa vigente reinante que determina que solo los profesionales pueden manipularlo. ¿Pero saben ellos cómo reconocer el amianto?

La realidad es que sí. En nuestra empresa, autorizada a través de su inscripción en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto nacional para manipular amianto, hemos trabajado con este material miles y miles de veces a lo largo de más de dos décadas. En ese sentido, en muchas ocasiones somos capaces de reconocer el amianto con tan solo una ojeada. Sin embargo, el cómo reconocer el amianto no siempre es tan sencillo. A veces necesitamos recurrir a análisis más exhaustivos para determinarlo con certeza.

Cómo reconocer el amianto

En concreto, los profesionales de nuestra empresa enviamos muestras del material sospechoso a alguno de los laboratorios especializados en cómo se reconoce el amianto. En ellos, los expertos someten el posible amianto a un estudio químico y determinan, con total precisión, si se trata efectivamente de amianto o no. Y esto es muy importante. Después de todo, y en caso de que se trate de amianto, nos permitirá implementar las medidas de seguridad necesarias para no exponernos innecesariamente a su toxicidad.

Una toxicidad que, para quienes no lo sepan, en ocasiones no se encuentra activa sino latente. Para entender esto necesitamos comprender cómo funciona el fibrocemento. Este se halla conformado por un aglomerante y fibras, estando estas últimas adheridas fuertemente al primero, de manera que no se desprenden. Pero en el momento en que el fibrocemento se deteriora o envejece, las partículas de amianto comienzan a liberarse al ambiente. Por eso es esencial saber cómo reconocer el amianto a tiempo. Para actuar.

Cómo se reconoce el amianto

En este sentido, nuestros profesionales no se encargarán únicamente de la inspección del material con fines de conocer si verdaderamente es amianto, sino que también lo analizarán para determinar en qué estado se encuentra. Así podremos decidir conjuntamente el siguiente paso. En caso de que se halle deteriorado no se puede hacer otra cosa más que eliminarlo de manera segura. En caso de que se halle en buenas condiciones, se pueden realizar acciones de protección. Ahora ya sabes cómo se reconoce el amianto.

Cómo reconocer el amianto

¿Estás sospechando en este preciso instante de una tubería, de una bajante o de un depósito de agua porque crees que podría contener amianto? Es muy importante que actúes en consecuencia y contactes con nuestra empresa especializada en reconocimiento y tratamiento del amianto. No importa el día ni la hora. Llámanos y nos personaremos en tu hogar lo antes posible para inspeccionar el material. Sabemos cómo reconocer el amianto y cómo salvaguardarte de sus efectos negativos. Te estaremos esperando.