91 669 07 92 [email protected]
Select Page

El amianto o asbesto, una vez considerado un material milagroso por su resistencia al calor, aislamiento térmico y características a prueba de fuego, se ha convertido en una amenaza silenciosa en muchas áreas, incluyendo la industria ferroviaria.

En este artículo veremos todo lo relacionado con el amianto en trenes, para que entiendas mejor los usos y las consecuencias que tuvo en esta industria.

Uso del asbesto en la industria ferroviaria

El amianto fue un material ampliamente utilizado en la industria ferroviaria durante muchas décadas. Esto se debe a una serie de propiedades únicas que posee el asbesto, que lo hacían muy atractivo para diversas aplicaciones dentro de los trenes.

Estas son algunas de las razones clave por las que se utilizaba el amianto en esta industria:

  • Resistencia al calor. Una de las propiedades más valoradas del asbesto es su resistencia al calor. Esta característica lo convirtió en un material ideal para su uso en partes de los trenes que podían calentarse considerablemente, como los sistemas de frenos y los sistemas de calefacción.
  • Resistencia al fuego. Además de su resistencia al calor, el asbesto es resistente al fuego. Esta propiedad lo hizo valioso en la industria ferroviaria para la fabricación de revestimientos de trenes, proporcionando una medida de seguridad contra incendios.
  • Propiedades de aislamiento. El asbesto tiene excelentes propiedades de aislamiento, tanto térmico como acústico. Esto propició el uso de este material en el aislamientos de trenes, ayudando a mantener una temperatura estable en el interior del mismo y reduciendo la cantidad de ruido que llegaba a los pasajeros.
  • Durabilidad. El asbesto es un material altamente duradero. En la industria ferroviaria, esta durabilidad lo hizo útil en diversas aplicaciones, como en los sistemas de frenos y embragues, que requieren materiales que puedan soportar un gran desgaste.
  • Flexibilidad. A pesar de su resistencia y durabilidad, el asbesto es también un material flexible, lo que hizo que se popularizara su uso en juntas y cordones en los trenes.

¿Dónde puede encontrarse el amianto en un tren?

Este material, dada su amplia utilización en la industria ferroviaria, puede encontrarse en varios lugares dentro de un tren.

Aunque en muchos casos el asbesto puede estar oculto o no ser visible a simple vista, es importante ser consciente de las áreas en las que históricamente se ha utilizado este material.

Sistemas de frenos y embragues

Como mencionamos anteriormente, los sistemas de frenos y embragues son una de las aplicaciones más comunes del amianto en la industria ferroviaria.

A pesar de su ocultamiento en el funcionamiento interno de los trenes, la presencia de asbesto aquí puede representar un riesgo si se produce desgaste o si se llevan a cabo trabajos de reparación o mantenimiento.

Aislamientos

El amianto se utilizó frecuentemente en los materiales de aislamiento debido a su resistencia al calor y sus propiedades de aislamiento térmico.

Esto incluye el aislamiento de los sistemas de calefacción, así como el aislamiento en paredes, techos y pisos de los trenes. 

Si este aislamiento se daña o se descompone con el tiempo, puede liberar fibras de asbesto al aire.

Juntas y cordones

Las juntas y cordones de amianto eran comunes en los trenes debido a su resistencia a las altas temperaturas y a los productos químicos.

Estos podrían encontrarse en diversos sistemas, incluyendo motores, sistemas de calefacción y tuberías.

Paneles de techos y paredes

Los paneles de asbesto se utilizaban en los techos y paredes de los trenes por sus propiedades de aislamiento acústico y térmico, así como por su resistencia al fuego.

Con el tiempo, estos paneles pueden desgastarse o dañarse, lo que puede resultar en la liberación de fibras de amianto al ambiente.

Revestimientos de suelos

En algunos casos, el asbesto también se utilizaba en los revestimientos de suelos de los trenes. Al igual que en otras aplicaciones, la presencia de amianto aquí puede suponer un riesgo si el material se descompone o se daña.

¿Cómo identificar el asbesto en trenes?

Identificar el amianto en los trenes puede ser un desafío debido a que este material suele estar oculto en diversas partes de un tren y no llega a ser visible a simple vista.

Además, los componentes que contienen asbesto pueden ser muy similares a los que no lo contienen, lo que hace aún más difícil su identificación por parte de personas no expertas.

Veamos algunos pasos que pueden ser útiles a la hora de detectar el asbesto en los trenes.

Conocer los usos comunes del asbesto en trenes

El primer paso para identificar el amianto es saber dónde puede encontrarse este material. Como hemos mencionado anteriormente, el asbesto ha sido utilizado en una serie de componentes en los trenes, incluyendo sistemas de frenos y embragues, sistemas de calefacción, aislamiento térmico y acústico, revestimientos y techos, entre otros.

Inspección visual y reconocimiento de materiales sospechosos

Aunque la identificación visual no es suficiente para confirmar la presencia de amianto (ya que se requiere un análisis de laboratorio para eso), puede proporcionar indicaciones iniciales.

Los materiales que contienen asbesto a menudo parecen fibrosos y pueden tener una textura similar al cartón o al fieltro.

Además, si ves materiales antiguos y desgastados en un tren, pueden ser sospechosos, especialmente si están en una de las áreas comunes de uso del amianto.

Verificar la edad del tren

El asbesto se utilizó con frecuencia en la fabricación de trenes hasta finales del siglo XX. Por lo tanto, los trenes que fueron fabricados o renovados antes de los años 90 tienen más probabilidades de contener este material tóxico.

Consultar con expertos

Si sospechas de la presencia de asbesto en un tren, el paso más seguro es contactar con expertos en retirada de amianto, como nosotros.

Los profesionales de esta industria tenemos la experiencia y el equipo necesario para identificar y manejar de forma segura los materiales que contienen asbesto.

Casos de presencia de amianto en trenes

España, como muchos otros países, ha tenido sus propios desafíos con el asbesto en trenes. En la red de Renfe, por ejemplo, se ha identificado la presencia de amianto en diversos componentes de trenes antiguos.

El metro de Madrid también se ha enfrentado a problemas similares, con casos de trabajadores afectados por la exposición al asbesto en los trenes y estaciones.

Consecuencias para la salud por exposición al asbesto en trenes

La exposición al amianto, incluso en pequeñas cantidades, puede tener graves consecuencias para la salud.

Las fibras de asbesto son tan pequeñas que pueden ser inhaladas y quedar alojadas en los pulmones, causando inflamación y daño a largo plazo.

Algunas de las consecuencias más serias para la salud que pueden surgir de la exposición al asbesto en trenes son las siguientes:

  • Asbestosis. Esta es una enfermedad pulmonar crónica que resulta de la inhalación de fibras de amianto. La asbestosis puede causar cicatrización en los pulmones, dificultad para respirar y eventualmente insuficiencia respiratoria.
  • Mesotelioma maligno. Este es un tipo de cáncer que afecta la pleura (el revestimiento de los pulmones) o, menos comúnmente, el peritoneo (el revestimiento del abdomen). Este tipo de cáncer es casi exclusivamente causado por la exposición al asbesto.
  • Cáncer de pulmón. La exposición al amianto también puede causar cáncer de pulmón. Los riesgos son especialmente altos en las personas que fuman.
  • Cáncer de laringe y de ovarios. La Organización Mundial de la Salud ha confirmado que la exposición al asbesto también puede causar cáncer de laringe y de ovarios.
  • Placas pleurales. Estas son áreas de engrosamiento del revestimiento de los pulmones (pleura) y son un signo común de exposición al amianto.
  • Enfermedades autoinmunes. Algunos estudios han sugerido que la exposición al asbesto puede estar asociada con un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes, incluyendo artritis reumatoide y lupus.

La eliminación segura del amianto en la industria ferroviaria

La eliminación segura del asbesto es una tarea crítica para proteger la salud de las personas en la industria ferroviaria y el público en general.

Este proceso debe ser realizado por profesionales capacitados y certificados que tengan experiencia en el manejo de materiales que contienen amianto. 

Normativas

En España, la eliminación del asbesto está estrictamente regulada por la legislación de la Unión Europea y las normas nacionales.

Estas regulaciones requieren que cualquier empresa que realice trabajos de retirada de asbesto esté adecuadamente certificada y siga procedimientos específicos para minimizar la liberación de fibras de asbesto al aire y proteger a los trabajadores de la exposición.

Ejemplos de estas normativas en nuestro país son el Real Decreto 396/2006 de 31 de marzo y el Reglamento sobre trabajos con riesgo de amianto, entre otros.

Proceso

El proceso de eliminación del asbesto generalmente implica los siguientes pasos:

  1. La identificación de los materiales que contienen amianto
  2. La planificación del trabajo de eliminación
  3. El aislamiento del área de trabajo
  4. El uso de equipos de protección personal
  5. La eliminación segura del asbesto
  6. La limpieza del sitio
  7. La disposición final del asbesto en un vertedero autorizado

Es importante destacar que durante todo este proceso, se deben tomar medidas para prevenir la liberación de fibras de amianto al aire.

Esto puede implicar el uso de técnicas de humectación para reducir la cantidad de polvo y la utilización de aspiradoras con filtros de alta eficiencia para recoger cualquier fibra que se pueda liberar.

Materiales alternativos

Desde la prohibición del asbesto, se han desarrollado varios materiales alternativos que pueden ser utilizados en la industria ferroviaria. Estos incluyen fibras cerámicas, fibras de vidrio y varios tipos de plásticos y gomas.

Estos materiales pueden proporcionar muchas de las mismas ventajas que el amianto, como la resistencia al calor y la durabilidad, sin los riesgos para la salud asociados con la inhalación de fibras de asbesto.

En resumen, la presencia de amianto en trenes es un problema grave que requiere atención inmediata. Como expertos en el campo, estamos listos para ayudar en la identificación y retirada de amianto en Madrid, garantizando un entorno más seguro para todos. Contacta con nosotros para más información.