Seleccionar página

Uno de los procedimiento imprescindibles a la hora de protegernos de la toxicidad del amianto es reconocer su presencia en nuestros inmuebles. Por esto hace unas cuantas semanas hablamos sobre cómo reconocer el amianto. Y llegamos a una conclusión inequívoca: resulta muy pero que muy complicado identificarlo de un vistazo y, en la inmensa mayoría de las ocasiones, necesitamos contactar con una empresa especializada capaz de inspeccionarlo en profundidad y, en caso necesario, realizar pruebas químicas.

Aspecto amianto

¿Pero por qué resulta tan complicado reconocer el amianto? ¿Acaso el aspecto del amianto no es único? La realidad es que sí. Como cualquier otro mineral, el amianto tiene una estructura, una textura y un color que, con total seguridad, un experto en minerales podría detectar rápidamente. Pero tenemos dos problemas en esta situación. El primero de ellos es que el amianto no se encuentra tal cual en los elementos o estructuras de nuestros inmuebles. Se encuentra unido al cemento en los llamados fibrocementos.

Y el porcentaje de amianto que contienen dichos fibrocementos varía. Así, resultará bastante más complejo, por no decir prácticamente imposible, reconocer el amianto en un fibrocemento que lo contiene un un cinco por ciento que reconocer el amianto en un fibrocemento que lo contiene en un treinta por ciento. Por tanto, no se trata únicamente de conocer el aspecto del amianto: es necesario haber contemplado cientos de esos fibrocementos para conocer cuándo poseen amianto y cuándo no a simple vista.

Aspecto del amianto

Pero hablábamos de dos problemas diferentes. Del primero ya hemos hablado. ¿Pero qué hay del segundo? Pues se trata de la diversidad de amiantos que existen. A fin de cuentas y aunque usemos un solo término, la realidad es que “amianto” refiere a seis minerales diferentes. Eso implica que para reconocer el amianto con una observación visual directa necesitamos conocer el aspecto del amianto en todas sus variedades. Y esto es todavía más complicado si cabe. Solo los profesionales podemos realizarlo.

Aunque algunos de esos minerales fueron empleados más ampliamente durante las décadas en que nuestro país permitía la utilización de amiantos. Es el caso del crisotilo o amianto blanco, el más explotado de todos. O la del amianto marrón, conocido científicamente como amosita, muy utilizado en tuberías y dejas. Menos utilizados fueron la cricidolita o amianto azul, la antofilita o amianto amarillo, la tremolita o amianto gris y la actinolita o amianto verde. Cada uno de ellos son sus propias características.

Amianto aspecto

No obstante, cabe mencionar que, debido a esa unión con el cemento en las uralitas, ni siquiera expertos del sector como nosotros podemos reconocer el amianto en todas las ocasiones. Por mucho que conozcamos el aspecto del amianto en cada una de sus formas. En consecuencia, solemos tomar muestras del material del que sospechamos y enviarlo directamente a un laborario especializado. Allí, y mediante microscopia óptica, los especialistas serán capaces de determinar la naturaleza exacta del material.

Aspecto del amianto

¿Tienes ante ti alguna estructura o elemento con aspecto de amianto? Te animamos a contactarnos ahora y a contarnos todos los detalles. Somos una empresa autorizada e inscrita en el RERA o Registro de Empresas con Riesgo de Amianto. Hemos estado más de veinte años analizando materiales sospechosos y aportando las mejores soluciones de protección siempre que resultaba ser fibrocemento con amianto. Realizaremos la retirada de amianto avanzada en caso necesario. Cuenta con todos nuestros medios.