Seleccionar página

La semana pasada hablamos de dos cuestiones imprescindibles en relación al amianto: cómo reconocer el amianto y cómo saber si mi uralita tiene amianto. A fin de cuentas, no existe nada más importante que la identificación adecuada del amianto, ese mineral metamórfico fibroso que resulta tan peligroso y que todas las empresas constructoras utilizaron tan ampliamente desde la década de los cuarenta y hasta el año 2002. ¿Pero qué ocurre una vez hemos confirmado que se trata de uralita con amianto?

Cómo tratar amianto

O dicho con otras palabras: ¿cómo tratar el amianto una vez lo hemos detectado? Debemos tener una cosa muy clara antes de nada y es que, según la normativa vigente en nuestro país sobre este mineral, tan solo las empresas autorizadas e inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto tienen legitimidad para manipular piezas con amianto. Esto significa que, independientemente del trato profesional que requiera el amianto, como particular solo cuentas con una solución posible: confiar en una empresa.

Y es muy importante entender la relevancia de esto: manipular amianto sin autorización puede suponer una sanción económica grave e incluso penas de cárcel. El motivo es muy sencillo de comprender. Al fin y al cabo hablamos de una sustancia capaz de provocar en las personas enfermedades tan graves como el cáncer. Por eso solo deben intervenirlo quienes están debidamente formados en su manipulación segura. ¿Cómo tratar el amianto? Contactando con una empresa como la nuestra y permitiéndonos trabajar en ello.

Cómo tratar el amianto

¿Pero qué haremos nosotros exactamente? Pues, lo primero de todo, inspeccionar la estructura con uralita de amianto para entender en qué condiciones se encuentra. Existen dos posibles alternativas: se encuentra en perfectas condiciones y dentro de su plazo de vida útil, o se encuentra deteriorada y/o ha alcanzado ya el fin de su vida útil. El cómo se trata el amianto a partir de aquí dependerá precisamente de los resultados a los que lleguemos con esta inspección avanzada. Cada caso es completamente único.

Así, y en caso de que el amianto esté en perfectas condiciones, lo que implica que no libera micropartículas al ambiente porque las fibras están adheridas al cemento fuertemente, no necesitaremos retirarlo. Pero aún así conviene aplicar medidas de seguridad en muchas ocasiones como el encapsulamiento, el aislamiento o la impermeabilización. En nuestra empresa llevamos dos décadas realizando estas intervenciones. Sabemos cómo tratar amianto en función de las circunstancias concretas de cada situación.

Cómo se trata el amianto

Por el contrario, y en caso de que se encuentre en mal estado o haya agotado su vida útil, procederemos con el desarrollo de un plan de intervención. En el mismo quedarán detalladas las tareas de retirada, las labores de protección, los equipos de intervención y muchos otros datos más. Posteriormente será entregado a una autoridad competente autonómica o municipal para su aprobación y, una vez obtenida la misma, haremos la retirada en sí. Conocemos en detalle cómo se trata el amianto. Confía en nosotros.

Cómo tratar el amianto

Pero obviamente nuestros servicios no terminan ahí. El cómo tratar el amianto va mucho más allá, puesto que hablamos de un residuo muy peligroso que debe gestionarse con cuidado. En ese sentido desde nuestra empresa embalamos debidamente los residuos de amianto y los trasladamos a una planta de destrucción de amianto autorizada. Allí será tratada como establece la normativa vigente. Y así eliminaremos un poquito de este mineral tan tóxico para los pulmones humanos. Una lacra con la que debemos acabar.