Seleccionar página

Los amiantos, un conjunto de minerales metamórficos fibrosos, poseen unas propiedades extraordinarias por las cuales eran muy productivos en el ámbito de la construcción: una resistencia asombrosa que los vuelven casi indestructibles y una gran capacidad de aislamiento térmico, acústico y eléctrico. Por eso es tan normal hallados placas de amianto para paredes en muchos de los edificios construidos en España antes del año 2002, cuando entró en vigor la normativa que prohíbe el uso del amianto.

Placas amianto para paredes

¿Pero por qué continúan habiendo tantas placas de amianto para paredes? La respuesta es muy sencilla y es que la normativa actual, aquella introducida en el 2002, no obliga a la retirada de todas las estructuras de amianto. En su lugar, establece la obligatoriedad de retirar dichas estructuras en el momento en que pasen a estar deterioradas como consecuencia de algún agente ambiental o como consecuencia de haber cumplido la totalidad de su vida útil. Pero tarde o temprano deberán eliminarse.

¿Has abierto un hueco en la pared por alguna razón y has encontrado material sospechoso? Ten en cuenta el hecho de que el aspecto del amianto no es concluyente. La razón es que el fibrocemento, el material que se utilizaba tan ampliamente en la construcción durante décadas, contiene cemento y amianto en cantidades y proporciones variables. Así, podemos estar ante placas de amianto para paredes con un 10% de amianto. Y lógicamente resulta complicado identificarlo en porcentajes así.

Placas de amianto para paredes

No obstante, incluso en esos porcentajes el amianto representa una grave amenaza para la salud humana. Y es que la exposición continuada a estos minerales puede producir desde asbestosis a mesotelioma pleural y pasando por cáncer de pulmón u otros tipos de cáncer. En ese sentido, lo mejor que podemos hacer ante las dudas es realizar una inspección avanzada de las placas de amianto de las paredes. Una tarea que solo los profesionales podemos realizar en este país por motivos de seguridad.

En concreto, y como establece nuestro marco jurídico, solo los profesionales que pertenecen a las empresas autorizadas e inscritas en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto pueden intervenir el amianto. Eso es así para proteger a los ciudadanos de los efectos nocivos del mineral, que se vuelve mucho más peligroso durante su manipulación debido a que es cuando más micropartículas libera al ambiente. ¿Sospechas de las posibles placas de amianto para paredes de tu vivienda? Llámanos ahora mismo.

Placas de amianto paredes

Lo primero que haremos será personarnos en tu inmueble con nuestros equipos de protección individual. Y así podremos tomar muestras del material sospechoso y llevarlos al laboratorio en caso de no podamos, con una simple ojeada, determinar si se trata de fibrocemento con amianto o fibrocemento sin amianto. Una vez confirmado, en caso de que así sea, de la presencia de estas placas de amianto para paredes, nosotros nos encargamos de desarrollar un plan de intervención para su retirada segura.

Placas de amianto para paredes

Porque en nuestra empresa sabemos cómo tratar el amianto. Son más de dos décadas dedicándonos a los servicios de intervención de este material y conocemos cada mínimo detalle de los mismos. Miles y miles de procedimientos de retirada que nos han proporcionado todo cuanto necesitamos saber. Disponer de placas de amianto para paredes en casa no es una buena noticia. Pero aquí estamos nosotros para solucionarlo. Y de una manera sencilla, cómoda, rápida y económica. Pensamos en ti.