Seleccionar página

El fibrocemento con amianto, material compuesto por una combinación de cemento y fibras de amianto, estuvo disponible desde antes de mediados del siglo XX, pero fue durante la década de los setenta y durante la década de los ochenta cuando se popularizaría verdaderamente. En aquellos tiempos y en adelante, todas las empresas constructoras y muchas otras grandes industrias harían uso del fibrocemento o del amianto. Y no sería hasta el año 2002 que se prohibiría el amianto en España de manera definitiva.

Amianto España

Una prohibición que, según cuentan tanto los médicos como los historiadores, llegó bastante tarde. Al fin y al cabo, la comunidad médica había comenzado a detectar la relación entre la exposición al amianto y varias enfermedades como la fibrosis pulmonar, el cáncer de pulmón o el mesotelioma pleural en los ochenta. Pero las alarmas no fueron suficiente para que naciera una legislación al respecto. Habría que esperar hasta 2002 para que ninguna otra empresa pudiera explotar el amianto en España nunca más.

Hoy han pasado casi veinte años desde que entrara en vigor aquella normativa de prohibición. Lógicamente, esto ha supuesto una protección para la salud pública dado que las empresas ya no pueden usar amianto en sus productos y en sus servicios. Dicho de otra manera: no estamos añadiendo más amianto a nuestra vida y eso es muy importante. Sin embargo, el amianto en España sigue muy presente. Después de todo, todavía queda mucho instalado en naves industriales, edificios comerciales e incluso hogares.

Amianto en España

Es una situación muy común en nuestro país: naves industriales fabricadas con amianto que deben eliminar este material ahora que se cumplen veinticinco o treinta años desde su instalación. Y es que es así tal como funciona nuestra legislación actual. En concreto, la obligación de retirar el amianto solo aparece cuando este se encuentra en malas condiciones o ha alcanzado el final de su vida útil. El amianto en España se enfrenta a un futuro cercano en el que deberá ser eliminado en masa. Lo hemos dejado para el final.

Y es que muchísimos propietarios han preferido no retirar el amianto hasta que sea realmente obligatorio. Y eso está a punto de ocurrir en muchísimos puntos del territorio español. Serán los últimos recodos que haya de amianto, pero son muchísimos y la labor deberá ser realizada muy meticulosamente por empresas como la nuestra, autorizadas gracias a nuestra inscripción en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto. Nos acercamos al final del amianto en España. Pero no será rápido ni sencillo. En absoluto.

El amianto en España

Y además existe otro problema: en muchos casos el conocimiento de la presencia del amianto es completo y los propietarios de los inmuebles donde se encuentra están preparados para eliminarlo. Pero no siempre es así. El amianto no fue empleado únicamente para construir techos o tejados. También fue utilizado a la hora de fabricar tuberías, cañerías o bajantes de las redes de saneamiento de aguas residuales y pluviales. Y para muchas personas es una sorpresa descubrirlo. Queda mucho amianto en España escondido.

Amianto en España

Es una escena mucho más habitual de lo que podría parecer: se produce un problema en la red de residuos, acude un pocero a examinarla y descubre que existen tuberías con amianto. Es la manera más común en la que las personas descubren que tienen amianto en casa. Y por supuesto esto no terminará mañana. Pasarán muchas décadas hasta que logremos deshacernos de todo el amianto en España. De momento, te dejamos el artículo que escribimos acerca de cómo reconocer el amianto. Puede serte de gran ayuda.