91 669 07 92 [email protected]
Select Page

El asbesto en las pastillas de freno se utilizó en España hasta el año 2002. En dicho año, se prohibió la utilización, la fabricación y la comercialización de todos los productos que contenían amianto por su alta toxicidad cuando se encontraba en mal estado. Asimismo, el asbesto en las pastillas de freno fue un material muy utilizado por su dureza, por su resistencia térmica y por ser incombustible. Hoy en día, existen pastillas de freno que sustituyen a las que tienen asbesto.  

Por qué se usaba el amianto en las pastillas de frenado

Se utilizaba asbesto en frenos de coche por las características inigualables que le aportaba a estos componentes de los vehículos.

Dureza

Se fabricaban pastillas de freno con amianto porque es un material muy resistente y duro. Por lo tanto, era ideal para utilizarlo en las pastillas de frenado, por el hecho de que tenían que soportar presiones durante el uso y altas temperaturas.

Resistencia térmica

Se aplicaba asbesto en las pastillas de freno, por el hecho de que era un material muy resistente al calor. Así que, se empezó a utilizar amianto en las pastillas de freno, ya que son uno de los componentes de los vehículos que más se calientan durante el uso.

Incombustible

El amianto es muy incombustible, lo que significa que no se quema fácilmente. Por ello, se aprovecharon de esta propiedad del amianto para utilizarlo en las pastillas de freno, por lo que, podían llegar a altas temperaturas sin dañarse ni deformarse.

Cuándo se dejaron de fabricar los frenos con asbesto

El asbesto en las pastillas de freno en españa se dejó de fabricar tras la publicación de una ley que limitaba el uso, la comercialización y la fabricación del amianto.

Prohibición del uso del amianto en España

La prohibición del uso del amianto en España se produjo en 2002, por todos los problemas de salud que provocaba una larga exposición al amianto a largo plazo. Por lo tanto, el asbesto de pastillas de freno tuvo su prohibicion en el mismo año, cuando se hizo vigente la Ley 18/2001, de 12 de julio, de Prevención y Control Integral de la Exposición al Asbesto.

Qué peligro tienen los frenos del coche con asbesto en los talleres de mecánicos

Qué peligro tienen los frenos del coche con asbesto en los talleres de mecánicos

Los peligros que tienen los frenos de coche con asbesto en los talleres mecánicos, son los siguientes:

Desconocimiento del problema

Puede que el mecánico no sepa que llevan amianto los frenos del coche o de la moto que está revisando. Puede que no conozca el peligro que supone estar en contacto con el asbesto y, por lo tanto, no puede tomar las medidas de seguridad necesarias.

Extracción no autorizada

Si un mecánico intenta reparar o reemplazar las pastillas de frenado sin la debida formación o sin seguir las medidas de seguridad adecuadas, puede exponerse a polvo de asbesto.

Contacto directo

Si las pastillas de freno contienen amianto y el mecánico no utiliza la protección adecuada, puede entrar en contacto directo con el asbesto, por lo que puede poner en riesgo su salud.

Inhalación

El polvo de asbesto es muy peligroso cuando se inhala, por lo que es importante que los mecánicos utilicen equipo de protección respiratoria adecuado al trabajar con estas pastillas de frenado.

Causante de enfermedades

El amianto es conocido por ser un factor muy importante en el desarrollo de cáncer de pulmón y otras enfermedades graves en las personas que han estado en contacto continuo con este material. Si un mecánico inhala polvo de asbesto durante el trabajo, puede desarrollar una de estas enfermedades en el futuro.

Qué tipo de pastillas de freno usar como sustituto al asbesto

Las pastillas de freno tipo de asbesto se componen de otros materiales que están muy alejados de la toxicidad del amianto.

Orgánicas

Estas pastillas de freno están hechas de materiales orgánicos, como fibra de vidrio o materiales sintéticos, y son ideales para uso diario. Son suaves y no producen mucho ruido, pero tienen una vida útil más corta que otras opciones y pueden ser menos resistentes al calor.

Semimetálicas

Las pastillas de freno semimetálicas están hechas de una mezcla de materiales metálicos y orgánicos y son más duraderas y resistentes al calor que las pastillas orgánicas. Sin embargo, pueden producir más ruido y vibraciones durante el uso.

Metálicas

Por un lado, las pastillas de freno metálicas están hechas principalmente de metal y son muy duraderas y resistentes al calor. Por otro lado, también pueden ser muy ruidosas y producir muchas vibraciones durante el uso.

Cerámica

Por último, las pastillas de freno cerámicas están hechas de materiales cerámicos y son muy resistentes al calor y duraderas. Además, son silenciosas y no producen vibraciones durante el uso. Sin embargo, son más caras que otras opciones y pueden ser más duras en el uso diario.