91 669 07 92 [email protected]
Select Page

En la búsqueda de un ambiente laboral seguro y saludable, uno de los desafíos más significativos en la industria de la construcción y manufactura ha sido el manejo del amianto. Este mineral, conocido también como asbesto, fue ampliamente utilizado en el pasado debido a sus propiedades aislantes y resistencia al fuego, especialmente en naves y construcciones industriales. Sin embargo, con el tiempo se ha descubierto que el amianto es altamente peligroso para la salud, llevando a enfermedades graves y a un aumento en la regulación sobre su uso y eliminación. Por eso, es tan importante saber como localizar y eliminar el amianto en naves.

Cómo detectar amianto en una nave

Detectar amianto en naves industriales es un paso crítico para garantizar la seguridad y salud de todos los que acceden a estas estructuras. Dada su amplia utilización en el pasado, muchas naves antiguas aún poseen amianto en diversas formas, lo que requiere una detección cuidadosa y profesional. Aquí te explicamos cómo puedes detectar el amianto en naves y qué medidas tomar:

  • Conocer la Historia del Edificio: El primer paso es entender la historia de la construcción. Si la nave fue construida o renovada antes de los años 90, existe una posibilidad significativa de que contenga amianto en materiales como aislantes, techos, suelos, tuberías, entre otros.
  • Inspección Visual Preliminar: Realizar una inspección visual puede ayudar a identificar áreas sospechosas. El amianto se usaba en una variedad de materiales, incluyendo pero no limitado a tejas de techo, baldosas de suelo, aislamiento de tuberías y placas de revestimiento. Materiales que se desmoronan o que están deteriorados son particularmente sospechosos.
  • Contratar a Profesionales: La detección de amianto no siempre es evidente a simple vista y requiere análisis de muestras. Contratar a un equipo de profesionales especializados en el manejo y detección de amianto es crucial. Estos expertos pueden realizar una evaluación más exhaustiva, tomando muestras de materiales sospechosos y analizándolos en laboratorios acreditados.
  • Entender las Diferentes Formas de Amianto: El amianto puede presentarse en varias formas, como amianto friable y no friable. El amianto friable es más peligroso porque puede liberar fibras al aire con facilidad, mientras que el no friable, cuando está intacto, es menos probable que lo haga. Sin embargo, cualquier alteración o deterioro puede aumentar el riesgo.
  • Atención a Renovaciones Anteriores: A menudo, durante renovaciones pasadas, el amianto no se eliminaba sino que se encapsulaba. Estar atento a las capas de materiales y posibles encapsulamientos antiguos puede dar pistas sobre la presencia de amianto.
  • Documentación y Registros: Revisar cualquier documentación antigua del edificio puede proporcionar información sobre los materiales utilizados en la construcción. Planos, facturas de construcción o renovación y registros anteriores pueden ser útiles.
  • No Perturbar Materiales Sospechosos: Si encuentras materiales que crees que contienen amianto en naves, es crucial no perturbarlos, ya que esto puede liberar fibras peligrosas en el aire. Cerrar áreas sospechosas y evitar actividades que puedan desestabilizar el material hasta que se realice una evaluación profesional.

Usos del amianto en naves

El amianto, conocido por su durabilidad, resistencia al calor y propiedades aislantes, encontró numerosas aplicaciones en las naves industriales a lo largo de las décadas. Aunque su uso está ahora estrictamente regulado o prohibido en muchas partes del mundo debido a los riesgos para la salud asociados con sus fibras, comprender cómo se utilizó en el pasado puede ayudar en la identificación y gestión adecuada de este material en estructuras existentes. A continuación, se detallan algunos de los usos comunes del amianto en naves.

Aislante

El amianto se utilizó ampliamente como material aislante debido a su excelente resistencia al calor y al fuego. En las naves industriales, se empleaba para aislar tuberías, calderas, hornos y como aislamiento en paredes, techos y suelos. Este uso contribuía a mantener un ambiente de temperatura controlada en la nave y proteger la estructura y a los trabajadores de posibles incendios.

Revestimientos

Dada su durabilidad y resistencia a la corrosión, el amianto se incorporó en revestimientos y paneles para paredes, techos y fachadas de naves industriales. Estos revestimientos no solo ofrecían una barrera contra el fuego y el calor sino que también proporcionaban cierta resistencia estructural y protección contra agentes químicos y la corrosión, comunes en ambientes industriales.

Cubiertas

Las cubiertas de las naves industriales frecuentemente contenían amianto, especialmente en forma de amianto-cemento. Este material se utilizaba en tejas, placas y otros elementos de cubierta debido a su ligereza, durabilidad y su capacidad para resistir la degradación bajo condiciones climáticas extremas. Las cubiertas de amianto eran valoradas por su larga vida útil y su capacidad para ofrecer aislamiento térmico y acústico.

Otras Aplicaciones

Además de los usos mencionados, el amianto se encontraba en una variedad de otros productos y componentes de construcción utilizados en naves industriales, como:

·         Pinturas y revestimientos: Para mejorar la resistencia al fuego y la durabilidad.

·         Selladores y adhesivos: Utilizados en juntas y para sellar uniones entre diferentes materiales.

·         Placas de presión y juntas: En maquinaria y equipos industriales dentro de la nave.

¿Es peligroso trabajar en una nave con techo de amianto en naves?

Trabajar en una nave con techo de amianto conlleva riesgos significativos que son importantes entender y abordar adecuadamente. Aunque el amianto en sí mismo no es peligroso cuando está en buen estado y no se perturba, el deterioro, daño o disturbio de materiales que contienen amianto puede liberar fibras nocivas en el aire. Estos son algunos de los riesgos asociados con trabajar en una nave con techo de amianto:

Peligro para la salud

·         Inhalación de Fibras de Amianto: La principal preocupación con el amianto es la inhalación de sus fibras microscópicas. Estas fibras pueden liberarse al aire cuando el material de amianto se daña, se desgasta o se perturba durante reparaciones, mantenimiento o demolición. Una vez inhaladas, estas fibras pueden alojarse en los pulmones y causar inflamación y cicatrización.

·         Enfermedades Relacionadas con el Amianto: La exposición a las fibras de amianto está asociada con varias enfermedades graves, incluyendo:

·         Asbestosis: Una enfermedad pulmonar crónica que implica la cicatrización del tejido pulmonar, llevando a dificultades respiratorias.

·         Cáncer de Pulmón: El riesgo de desarrollar cáncer de pulmón aumenta significativamente con la exposición al amianto, especialmente en combinación con el tabaquismo.

·         Mesotelioma: Un cáncer raro y agresivo que afecta principalmente la pleura (el revestimiento del pulmón) y está casi exclusivamente causado por la exposición al amianto.

·         Periodo de Latencia Largo: Las enfermedades relacionadas con el amianto pueden tomar muchos años, incluso décadas, en desarrollarse después de la exposición inicial, lo que significa que los trabajadores pueden no ser conscientes del daño hasta mucho después de la exposición.

Peligro para el medio ambiente

·         Contaminación del Aire: Las fibras de amianto pueden dispersarse en el aire exterior e interior, lo que no solo afecta a los trabajadores sino también a los habitantes de las zonas circundantes y al medio ambiente.

·         Contaminación del Suelo y Agua: Los materiales de amianto que se desechan incorrectamente pueden descomponerse y liberar fibras en el suelo y el agua, lo que representa un riesgo a largo plazo para la salud y el medio ambiente.

Factores de Riesgo

·         Condición del Techo de Amianto: Los techos que están en mal estado, dañados o que han sido perforados, cortados o disturbados de alguna manera son más propensos a liberar fibras de amianto.

·         Edad de la Estructura: Las naves más antiguas tienen más probabilidades de tener amianto y que este esté en peor estado debido al deterioro natural a lo largo de los años.

·         Actividades en la Nave: Trabajos que involucran perforación, corte o demolición pueden aumentar significativamente el riesgo de liberación de fibras de amianto.

Cómo eliminar el asbesto en naves

Eliminar el amianto en naves industriales es una tarea compleja y altamente regulada, destinada a minimizar los riesgos para la salud de los trabajadores y el público, así como para proteger el medio ambiente. Aquí se describe un enfoque general sobre cómo se debe proceder para la eliminación segura del asbesto en naves:

1. Evaluación y Planificación

  • Inspección Profesional: Antes de cualquier acción, una inspección detallada por parte de expertos en amianto debe llevarse a cabo para determinar la presencia, tipo y condición del amianto en naves.
  • Plan de Eliminación: Basado en la inspección, se desarrolla un plan de eliminación detallado, que incluye estrategias para minimizar la dispersión de fibras de amianto, procedimientos de seguridad, y planes para la disposición adecuada del material.

2. Preparación del Área

  • Sellado y Aislamiento: La zona de trabajo se aísla y sella para evitar la dispersión de fibras de amianto. Esto puede incluir el uso de cubiertas de plástico y sistemas de ventilación con filtros especiales.
  • Señalización: Se colocan avisos claros para indicar que se está llevando a cabo la eliminación de amianto y para restringir el acceso solo al personal autorizado y equipado.

3. Uso de Equipamiento de Protección

  • Ropa de Protección: Los trabajadores deben usar ropa de protección desechable, incluyendo trajes, guantes y cubrebotas.
  • Respiradores: Se debe proporcionar a los trabajadores respiradores adecuados para proteger contra la inhalación de fibras de amianto.

4. Técnicas de Eliminación

  • Métodos Húmedos: Para minimizar la liberación de fibras, los materiales de amianto se humedecen antes de su retirada.
  • Herramientas Manuales: Se prefieren herramientas manuales a las eléctricas para reducir la dispersión de fibras.
  • Embalaje Seguro: Los materiales de amianto retirados se empacan en contenedores etiquetados y a prueba de fugas para su transporte.

5. Limpieza y Descontaminación

  • Limpieza de la Zona: Después de retirar el amianto, se limpia a fondo toda el área para eliminar cualquier residuo de fibra.
  • Descontaminación de Trabajadores y Equipos: Se establecen procedimientos para la descontaminación segura de los trabajadores y los equipos utilizados.

6. Disposición Adecuada

  • Transporte Seguro: Los residuos de amianto se transportan de manera segura a sitios de disposición autorizados.
  • Disposición Final: Se desechan siguiendo regulaciones específicas que generalmente implican enterrarlos en sitios de residuos peligrosos especialmente designados.

7. Verificación y Monitoreo

  • Inspecciones Post-Eliminación: Después de la eliminación, se llevan a cabo inspecciones para asegurar que no queden fibras de amianto en naves.
  • Monitoreo del Aire: Se realiza un monitoreo del aire para verificar que los niveles de fibras de amianto en naves estén por debajo de los límites permitidos.

Consideraciones Legales y Regulaciones

La eliminación del asbesto está estrictamente regulada por leyes locales, nacionales y de la Unión Europea. Las empresas deben:

  • Contratar a eliminadores de amianto acreditados.
  • Notificar a las autoridades competentes antes de comenzar cualquier trabajo de eliminación.
  • Seguir todas las regulaciones de seguridad y salud ocupacional.

Normativa para retirar tejados de amianto en naves

La normativa para retirar tejados de amianto en naves está rigurosamente definida para proteger la salud de los trabajadores y del público, así como para preservar el medio ambiente. Aunque las regulaciones específicas pueden variar según la región y el país, existen principios comunes y prácticas reguladas en la mayoría de los lugares, especialmente en la Unión Europea y, por ende, en España. Aquí se detallan algunos aspectos clave de la normativa para la retirada de tejados de amianto en naves:

1. Identificación y Evaluación del Amianto

  • Inspecciones Obligatorias: Antes de cualquier trabajo, es obligatorio realizar una inspección por profesionales cualificados para identificar la presencia, tipo y condición del amianto en naves.
  • Registro de Materiales de Amianto: Los resultados de estas inspecciones deben documentarse en un registro de materiales de amianto en naves.

2. Notificación y Autorización

  • Notificación a Autoridades: Las regulaciones suelen requerir que se notifique a las autoridades competentes antes de comenzar cualquier trabajo de retirada de amianto en naves, detallando el plan de trabajo, las medidas de seguridad y el cronograma.
  • Permisos de Trabajo: Dependiendo de la legislación local, puede ser necesario obtener permisos específicos para trabajar con amianto en naves.

3. Procedimientos de Retirada Seguros

  • Empresas y Trabajadores Acreditados: Solo empresas especializadas y acreditadas con trabajadores formados y equipados adecuadamente pueden realizar la retirada de amianto en naves.
  • Equipos de Protección Personal (EPP): Uso obligatorio de equipos de protección adecuados, incluyendo trajes y respiradores certificados.
  • Métodos de Trabajo Controlados: Los métodos para retirar, manipular y disponer del amianto en naves están estrictamente regulados para minimizar la liberación y exposición a las fibras.

4. Gestión de Residuos

  • Empaquetado y Etiquetado: Los residuos de amianto en naves deben ser empaquetados de forma segura y etiquetados claramente como material peligroso.
  • Transporte y Disposición: Deben ser transportados por transportistas autorizados a vertederos designados para residuos peligrosos, siguiendo procedimientos regulados para su disposición final.

5. Formación y Concienciación

  • Formación de Trabajadores: Los trabajadores involucrados en la retirada de amianto en naves deben recibir formación específica sobre los riesgos del amianto y las prácticas de trabajo seguro.
  • Información a los Afectados: Es fundamental informar a todos los trabajadores y ocupantes del edificio sobre la presencia de amianto y las medidas de seguridad implementadas.

6. Documentación y Seguimiento

  • Registro de Actividades: Todas las actividades relacionadas con la retirada de amianto deben documentarse cuidadosamente, incluyendo detalles del trabajo realizado, la cantidad de amianto retirado y la disposición final del material.
  • Verificaciones Post-Retirada: Después de la retirada, se deben realizar verificaciones y, si es necesario, mediciones del aire para asegurar que el ambiente está libre de fibras de amianto.